ALBERCAS ECOLÓGICAS, LAS VENTAJA DE LAS PLANTAS

Se trata del baño más saludable: biopiscinas que no utilizan productos químicos porque el agua se depura de manera natural. Los beneficios sobre la salud son evidentes y disfrutar de su estética, un privilegio. Es como tener un pequeño lago privado en el jardín.


¿Qué es una piscina natural? ¿Es para mí?


Quizá hayas oído hablar de las piscinas naturales o naturalizadas, también conocidas como ecológicas o biopiscinas, pero ¿sabes qué son realmente y cómo funcionan? Es una piscina que su aspecto recuerda más a un lago o charca de agua cristalina en la que te puedes bañar. Se mantiene sin necesidad de productos químicos porque se forma un ecosistema con plantas que depuran el agua (también pueden ayudar los peces).


Cualquiera puede tener una piscina natural en su jardín y disfrutarla tanto como zona de baño como decorativa como estanque o todo a la vez. Eso sí, debes saber que hay que calcular las personas que se bañarán en una piscina natural porque de ello depende el número de peces y plantas que se colocan.




Lo más importante y característico en este tipo de piscinas naturales es que utiliza plantas como filtros, lo que quiere decir que es totalmente libre de productos químicos nocivos para la salud humana. Esto convierte a las piscinas ecológicas en la mejor opción sustentable. Además de estos beneficios, su construcción recrea ecosistemas naturales.


Estas bio piscinas con conformadas por tres sectores importantes:


1. La zona de filtración, lugar donde se encuentran ubicadas ciertas especies de plantas acuáticas que serán las encargadas de producir microorganismos que eliminen bacterias que producen algas y así mantener el agua siempre limpia.

2. El área de oxigenación, el cual puede estar encargado por un skimmer o alguna otra tecnología que sea capaz de oxigenar el agua.

3. Y por último, la zona de recreación o baño: esta zona puede estar separada por medio de un muro, sea de concreto o de piedras.

Este diseño tiene consigo un desnivel que con ayuda de una bomba (que puede funcionar con energía solar o eólica) permite el flujo constante de agua, lo que evitará que se críen larvas de mosquitos y diferentes insectos.



Como bañarse en un lago natural


La sensación de bañarse en una piscina ecológica es como hacerlo en un lago, río o charca natural. Si además hay peces que ayuden a la depuración, la sensación de naturalidad es aún mayor. Piensa que el tamaño de la piscina que crees está en función de las dimensiones de tu terreno, teniendo en cuenta el espacio mínimo que ya hemos indicado que hay que respetar por la construcción de las dos zonas. Además, puedes crear una zona de acceso con escaleras o hacerlo de manera progresiva más natural. ¡Puedes decidir prácticamente cualquier detalle".


¿Cuáles son las ventajas de estas piscinas?


  1. Primero que todo, se ahorra agua ya que esta no necesita ser cambiada constantemente, lo único que se debe hacer es reponer la que es evaporizada por el sol.

  2. Al haber sol constante, las piedras se calientan y este calor es liberado en las noches, lo que mantiene una temperatura agradable.

  3. No se deterioran en las diferentes épocas del año, aunque cabe la posibilidad que haya que cambiar ciertas plantas que se vean afectadas por el invierno.

  4. El agua se siente fresca, contrario a una piscina normal tratada con cloro.

  5. No obstante, existen ciertas desventajas, una de ellas es que el agua no será siempre cristalina y que estas piscinas sólo pueden ser construidas por expertos en el tema que puedan hacer el equilibrio biológico entre las áreas de la piscina.



El mantenimiento de una piscina natural


Lógicamente requiere unos cuidados mínimos. En primavera y otoño los básicos. En verano hay que hacer tareas una vez a la semana ya que será cuando más se use. Y en invierno cuidarla para que esté lista en el buen tiempo (pero nunca se cubre porque las plantas son seres vivos). Ten en cuenta que como ecosistema que se forma, no descansa nunca. De esta manera también es posible usarla todo el año con comodidad, si el clima de la ciudad en la que se instala lo permite. Al tratarse de plantas, hay que podarlas en algunas épocas del año.

Como en una piscina convencional o artificial, hay que retirar hojas de la superficie y limpiar las cestas de los skimmers (elemento de filtración que hay en todas las piscinas). Con un limpiafondos específico se retira el exceso de sedimentos del fondo.



Siempre en constante cambio


Si finalmente te decides por crear una piscina natural en tu jardín para disfrutar de un baño saludable en verano, piensa que se trata de un conjunto vivo que cambia igual que la naturaleza con las estaciones del año. Las plantas brotan en primavera y se aletargan en otoño e invierno.

Cotiza tu propia alberca ecológica con nosotros, puedes contactarnos vía WhatsApp al 22 99 13 94 44


#albercasecológicas #ecologia #arquitecturasustentable

129 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo